Inicio Listas 13 Canciones Que Robaron de Otras Canciones

13 Canciones Que Robaron de Otras Canciones

por Escape Musical

No es ningún secreto que algunas de las canciones más icónicas de todos los tiempos han “tomado prestado” o llanamente robado de otras canciones.

La forma en que estas canciones se instalaron en la cultura popular hizo que se cuestionaran sus orígenes. Además, cómo se volvieron sinónimo de los artistas que las popularizaron también alimenta el debate.

Nadie cuestiona el merecido lugar de las canciones en el canon de la música popular, pero la pregunta de quién tiene los derechos parentales es tan justa como intrigante, a menudo disminuyendo el respeto por un artista que había fingido ser padre.

A veces, las melodías y las canciones se introducen en el cerebro del canonizador de forma subconsciente, y otras veces los riffs se usan como un homenaje respetuoso al creador.

Pero la mayoría de las veces, solo es robar, y los creadores no tienen más remedio que recurrir al poder judicial.

Canciones que Robaron de Otras Canciones

La imagen muestra a Paul McCartney tocando una guitarra acústica en vivo

“Un buen artista toma prestado, un gran artista roba”, dijo Paul McCartney a Guitar Player en 1990. “Eso hace que los Beatles sean grandes artistas porque robamos muchas cosas”.

Tal aceptación de la verdad, mostrada por la naturaleza sarcástica de McCartney, no siempre es el caso. Existen teorías, a menudo perpetuadas por los acusados, que, como el petróleo, solo hay una cantidad finita de música y que no hay más remedio que tomar de aquí y de allá.

Aunque esta teoría tiene un peso considerable, no explica las numerosas ocasiones en las que las similitudes entre las canciones son tan evidentes que no hay duda de que se ha producido un robo.

“Solo hay una canción en el mundo”, dijo Keith Richards al Independent en 2010, “y Adán y Eva la escribieron”.

Sin embargo, nosotros no somos el poder judicial ni los músicos, y nosotros, los humildes oyentes, hemos sido tratados con las mismas canciones en diferentes formatos en muchas ocasiones.

Así que abróchense los cinturones mientras enumeramos algunas de las canciones que robaron de otras canciones.

Lindsey Buckingham — ‘Swan Song’

YouTube video

El trabajo de Lindsey Buckingham con Fleetwood Mac es legendario, pero cuando su tiempo con la banda terminó finalmente en 2018, no se quedó de brazos cruzados y comenzó a escribir su séptimo álbum en solitario homónimo.

El disco seguiría deleitando a los fans del icono del soft-rock, pero dos miembros de su público se sintieron ofendidos por la composición de su tema ‘Swan Song’.

Jordon Zadorozny de Blinker The Star y Brad Laner de Medicine contactaron a Buckingham cuando el primero se dio cuenta de que el tema sonaba notablemente similar a ‘Mind’s Eye’ que ambos habían escrito y grabado dos décadas antes.

Buckingham había estado trabajando como productor del dúo en ese momento, y se dictaminó que el hombre de Fleetwood Mac había cometido un plagio accidental cuando encontró su vieja demo y asumió que era suya.

Zadorozny asumió que el plagio fue un error y le dijo a la revista SPIN: “Él tiene una historia de integridad y no tiene razón para estar robando canciones a nadie, especialmente a nosotros. Había tomado nuestra canción, hizo una demo y la guardó, resulta que, 16 o 17 años después encontró esa demo y pensó: ‘Esto es algo genial que hice en el 2000’”. Buckingham llegó a un acuerdo extrajudicial por el error.

The Strokes — ‘Last Nite’

YouTube video

Pocas canciones definieron el cambio de siglo como el éxito de The Strokes ‘Last Nite’. La canción estaba impregnada de un rock de garaje genial y ayudó a cambiar la cultura de la música de forma sísmica, cambiando desde los peinados hasta los cambios de vestuario.

Sin embargo, mientras la canción se tocaba en los clubes indie, los veteranos se apresuraron a señalar que el tema era casi un plagio completo del éxito de Tom Petty ‘American Girl’.

YouTube video

Julian Casablancas, el cantante de la banda, admitió más tarde: “La gente me decía: ‘¿Conoces esa canción ‘American Girl’ de Tom Petty?’ ‘¿No crees que suena parecida?’ Y yo les decía: ‘Sí, la copiamos. ¿Dónde has estado?’”.

La brutal honestidad de Casablancas sobre tomar influencia de otros es un soplo de aire fresco, aunque pudo tener graves repercusiones legales si Petty no hubiera sido tan amable.

Además, el cantante añadió: “Hay algunas líneas de bajo en nuestro primer álbum que fueron 100% copiadas de The Cure. Estábamos preocupados por sacar el álbum, porque pensábamos que nos atraparían”.

Afortunadamente, a Petty no le importó que hubieran rehecho ‘American Girl’, y, de hecho, le parecieron divertidos sus francos comentarios sobre el incidente.

“The Strokes tomaron ‘American Girl’”, dijo Petty a Rolling Stone en 2006. “Hubo una entrevista que tuvo lugar con ellos donde lo admitieron. Eso me hizo reír a carcajadas. Me dije: ‘Está bien, bien por ustedes’. No me molesta”.

Rod Stewart — ‘Do You Think I’m Sexy’

YouTube video

Rod Stewart no robó deliberadamente ‘Do You Think I’m Sexy’, pero admite abiertamente haber plagiado “subconscientemente” al artista brasileño Jorge Ben Jor.

Mientras estaba en Brasil, Stewart escuchó el tema de Jor, ‘Taj Mahal’, que se le metió en el cerebro y formó la base de ‘Do You Think I’m Sexy’.

YouTube video

Para su crédito, Stewart levantó las manos, arregló el asunto fuera de los tribunales y todos sus beneficios se han destinado a obras benéficas.

En una entrevista, Stewart admitió: “Bueno, lo saqué de… no fue una copia consciente. Estaba en Brasil para el festival, y escuché esta canción, y simplemente, la saqué. Subconscientemente volví al estudio y empecé a cantarla y le puse palabras unos seis meses después. Pero levanté la mano y dije: ‘soy culpable’. Y todas las ganancias se fueron para UNICEF’”.

Billie Eilish — ‘Bury A Friend’

YouTube video

Es imposible escapar de la melodía casi idéntica en ‘Bury A Friend’ a ‘People Are Strange’ de The Doors. En Spotify, es la canción más popular de The Doors, y sería sorprendente si Eilish o su colaborador Finneas nunca hubieran escuchado la canción antes, aunque no se dieran cuenta.

YouTube video

En una entrevista con OK! Magazine, Eilish reveló cómo su batalla con la parálisis del sueño inspiró ‘Bury A Friend’. “Tengo estos sueños aterradores”, dijo. “Parálisis del sueño, terrores nocturnos. Es como si toda la noche fuera aterradora, y luego me despierto. Probablemente no habría hecho esa canción como es si no hubiera tenido parálisis del sueño y pesadillas”.

Cuando Jim Morrison escribió ‘People Are Strange’, también estaba angustiado porque se sentía aislado por su depresión.

En cierto modo, ‘Bury A Friend’ puede verse como una secuela moderna del clásico de The Doors al hacerla apta para la Generación Z.

Aunque no creo que Eilish haya robado deliberadamente la melodía de The Doors, la inspiración ocurrió de forma subconsciente o es una extraña coincidencia.

Oasis — ‘Shakermaker’

YouTube video

Noel Gallagher siempre ha sido honesto sobre el plagio a lo largo de su carrera. Aunque esto le ha costado varios créditos de autoría, y en una ocasión, el hábito de Gallagher terminó llenando los bolsillos de Coca-Cola.

Las similitudes entre ‘Shakermaker’ y ‘I’d Like To Teach The World To Sing’ de The New Seekers, que apareció famosamente en un anuncio de Coca-Cola, estaban a la vista de todos.

YouTube video

Originalmente, Oasis quería abrir ‘Shakermaker’ con la letra “Me gustaría enseñar al mundo a cantar, en perfecta armonía”, que es una copia directa de la versión de The New Seekers.

Sin embargo, los problemas de derechos de autor frustraron sus planes. A pesar de cambiar la letra, Coca-Cola igual buscó una compensación del grupo, lo que resultó en que Creation Records resolviera el asunto por una suma de seis cifras.

Bonehead confesó más tarde: “La copiamos, así que tenían derecho a demandarnos. Está bien. La gente roba de otras bandas, pero cambia la letra. Nosotros hicimos lo mismo, pero mantuvimos algunas de las mismas letras. Ahora bebemos Pepsi”.

New Order — ‘Blue Monday’

YouTube video

La influencia que ‘Blue Monday’ de New Order ha tenido en la música es enorme. Desde la electrónica y el dance hasta el indie, su influencia está en todas partes.

Se convirtió famosamente en el sencillo de 12 pulgadas más vendido de todos los tiempos tras su lanzamiento en 1983.

La banda nunca ha podido ponerse de acuerdo sobre el origen de la canción. Peter Hook alegó que la “robaron de un lado B de Donna Summer”, pero resultó que era en realidad el lado A ‘Our Love’ y las similitudes ciertamente están ahí para ser escuchadas.

Bernard Sumner, por otro lado, mantuvo que partes de la canción habían sido sacadas de ‘Dirty Talk’ de Klein + MBO, del clásico disco de Sylvester ‘You Make Me Feel (Mighty Real)’ y que la larga e icónica introducción había sido sampleada del Uranium de Kraftwerk.

La teclista Gillian Gilbert tampoco estuvo de acuerdo: “La línea de bajo de Peter Hook fue robada de una banda sonora de una película de Ennio Morricone”. Curiosamente, estas influencias tan dispares tienen sustancia al escucharlas.

Supuestamente, el punto de partida real de ‘Blue Monday’ se encuentra con los también mancunianos Gerry and the Holograms y su epónima y oscura pieza de electrónica, lanzada en Absurd Records en 1979. El grupo estaba formado por el satírico CP Lee y John Scott.

YouTube video

Adecuadamente, New Order conocía a Lee y decidió que la broma era sobre él. Esta es posiblemente la razón por la que nunca han sido demandados, ya que esta broma ha tenido un impacto cultural ilimitado, además de los numerosos progenitores que los miembros de la banda afirman que tiene la canción.

Guns N’ Roses — ‘Sweet Child O’ Mine’

YouTube video

El éxito crossover de este éxito de 1987 es enorme; plagado de los legendarios riffs de guitarra de Slash y la potente voz de Axl Rose, la canción sigue recibiendo una emisión regular más de treinta años después.

Sin embargo, muchos han dudado de la originalidad de la canción, con los propios miembros de la banda expresando diferentes sentimientos sobre su origen. Amenazados con una demanda en 2015, el debate salió a la luz.

En la revista Q, Rose afirmó que la escritura de ‘Sweet Child O’ Mine’ ocurrió rápidamente. Slash estaba matando el tiempo tocando “ese estúpido riff”.

A los demás miembros les gustó y crearon el resto de la canción a partir de él. Supuestamente, el riff, que luego se convertiría en sinónimo de Slash, no era del todo original.

Rose afirmó que su principal influencia provenía de un lugar cercano: “Soy de Indiana, donde Lynyrd Skynyrd son considerados dioses hasta el punto que acabas diciendo: ¡Odio a esta maldita banda! Y sin embargo para ‘Sweet Child’… salí y conseguí unas viejas cintas de Skynyrd para asegurarme de que teníamos ese sentimiento sincero”.

En contraste, en el Daily Mail, el cantante James Reyne de Australian Crawl, tocó las paralelas entre GNR’s’ único número uno y la canción de su banda ‘Unpublished Critics’.

YouTube video

Añadiendo que GNR estaba entusiasmado con escuchar bandas australianas en ese entonces. Sin embargo, el bajista de GNR Duff McKagan jura que nunca ha escuchado el tema australiano tan similar.

Irónicamente, Reyne ha declinado demandar, diciendo que no iba a “enfrentarse al poder de los abogados de Guns N’ Roses”, un poder que sin duda ha sido financiado por esa canción.

The Bee Gees — ‘How Deep Is Your Love’

YouTube video

La balada pop alcanzó el número uno en Estados Unidos y el número tres en el Reino Unido y Australia, además de estar incluida en la banda sonora de la clásica película de John Travolta Saturday Night Fever.

También ostentó el récord de estar en el top ten durante el período más largo y continuo antes de ser superado por el éxito de Boys II Men de 1992 ‘End of the Road’.

La relación de los Bee Gees con la canción se puso en duda en 1983, cuando el músico con sede en Chicago, Ronald Selle, presentó una demanda seis años después de que la canción hubiera encabezado las listas por primera vez.

Selle le dijo al jurado que los hermanos Gibb habían robado la idea de su demo de 1975 titulada ‘Let it End’.

YouTube video

Desafortunadamente para él, el juez terminó el caso porque Selle no pudo probar el punto de contacto del grupo con la canción, junto con las similitudes reales en la composición.

Selle intentó apelar el veredicto, pero perdió de nuevo, ya que se demostró que sus demos tenían similitudes con otras canciones de los Bee Gees que habían sido grabadas antes que sus demos.

Robin Thicke y Pharrell Williams — ‘Blurred Lines’

YouTube video

Es justo que etiquetemos esta canción como un megahit, ya que durante meses estuvo en todas partes, con el vídeo haciendo olas por razones distintas a la música.

Sin embargo, el peso de este enorme éxito comercial se cuestionó dos años después de su lanzamiento cuando un tribunal de Los Ángeles dictaminó que la canción era, de hecho, un plagio de ‘Got to Give it Up’ de Marvin Gaye, de 1974.

YouTube video

Este fue un caso histórico, ya que nadie había reclamado nunca la propiedad sobre un “groove” antes. No hasta que la hija de Gaye presentó la demanda.

En The New Statesman, Rhodri Marsden afirmó: “La opinión de que es un plagio se basa en un malentendido fundamental de lo que es la composición. Seamos claros: estas dos canciones son fundamentalmente diferentes. Tienen estructuras diferentes, melodías diferentes, acordes diferentes. Si no fuera por la similitud del escueto arreglo (una figura de piano eléctrico fuera del compás y una campana sonando a 120bpm), el caso judicial ni siquiera habría tenido lugar”.

Independientemente de la declaración de Marsden, el caso se cerró en 2018. Thicke y Williams fueron condenados a pagar 5 millones de dólares en daños y perjuicios a la familia Gaye.

Led Zeppelin — ‘Stairway to Heaven’

YouTube video

La canción que es sinónimo de Led Zeppelin también los ha llevado a los tribunales en numerosas ocasiones.

Resulta que “la canción de rock más popular de todos los tiempos”, la que todo guitarrista novato intenta y fracasa en aprender, puede que no sea realmente de Zeppelin.

Independientemente del increíble virtuosismo musical y las locas afirmaciones de “backmasking satánico”, los contemporáneos a Zeppelin, Spirit, afirman que la canción es suya.

Zeppelin fue llevado a los tribunales por las similitudes entre ‘Stairway’ y el instrumental ‘Taurus’ del 1968’s Spirit. Spirit era una banda que había girado con Zeppelin al principio de su carrera.

YouTube video

Sin embargo, Zeppelin finalmente prevaleció en los tribunales, con el fallo que establecía que ‘Stairway’ no constituía una infracción de derechos de autor porque ambas canciones fueron grabadas antes de 1978 y que no estaban bajo protección de derechos de autor, para empezar.

Además, debido a las muertes de los miembros de Spirit que presentaron el caso, el argumento del demandante perdió su impulso original y se desmoronó.

George Harrison — ‘My Sweet Lord’

YouTube video

Delaney Bramlett afirma que George Harrison estaba entre bastidores en uno de sus shows del dúo Delaney & Bonnie, en 1969.

Según Bramlett, “Agarré mi guitarra y empecé a tocar la melodía de los Chiffons de ‘He’s So Fine’ y luego canté: ‘My sweet lord, oh my lord, oh my lord’”.

Dos años después, escuchó ‘My Sweet Lord’ de Harrison en la radio. Bramlett llamó inmediatamente a Harrison para decirle que no había querido que usara su melodía exacta y se quejó de no recibir ningún crédito — “Nunca vi ningún dinero por ello”. Tampoco George.

YouTube video

En 1971, Bright Tunes Music (la editorial de ‘He’s So Fine’) presentó una demanda. Entonces el manager de los Beatles Allen Klein se reunió con su presidente en un intento de comprar todo el catálogo de la compañía casi en bancarrota; en nombre de Harrison. Fue rechazado.

Posteriormente, Harrison ofreció a la compañía 148,000 dólares, supuestamente representando el 40% de las regalías estadounidenses de ‘My Sweet Lord’.

Bright Tunes declinó y exigió el 75% de las regalías mundiales junto con la cesión de los derechos de autor de la canción.

Klein sabía el valor futuro de estos derechos de autor, y compró en secreto Bright Tunes Music para él mismo. Esto fue una clara violación del deber financiero que debía a su antiguo cliente, y el juez del caso estuvo de acuerdo.

En lugar de los 2 millones de dólares que esperaba con confianza, el juez le concedió 587,000 dólares en concepto de daños y perjuicios, repatriando la suma exacta que había pagado por la compañía.

John Lennon tuvo poca compasión por su viejo amigo Harrison, comentando: “Se metió de lleno en ello. Sabía lo que estaba haciendo”. Sin embargo, esta historia, con niebla reminiscente de una pulpa de Raymond Chandler, todavía nos deja con preguntas sobre el origen de la clásica canción del ex Beatle.

The Beach Boys — ‘Surfin’ USA’

YouTube video

No hay canción más asociada con el trabajo temprano de The Beach Boys. Brian Wilson dice que este pinchazo muy obvio de ‘Sweet Little Sixteen’ de 1958 fue definitivamente un homenaje a Chuck Berry.

Sin embargo, este homenaje a uno de sus héroes no fue correspondido, y el equipo legal de Berry lo vio de otra manera. Lo que siguió fue uno de los primeros casos importantes de plagio, un hito en la historia de la relación del rock con los problemas de derechos de autor y los tribunales.

YouTube video

Los Beach Boys tuvieron que conformarse con ceder los derechos, y el nombre de Berry empezó a aparecer en el sencillo unos años más tarde.

Wilson comentó: “Estaba saliendo con una chica llamada Judy Bowles, y su hermano Jimmy era surfista. Él conocía todos los lugares para hacer surf. Empecé a tararear la melodía de ‘Sweet Little Sixteen’ y me fasciné con la idea de hacerlo, y pensé: ‘¿Qué tal si intento poner letras sobre surf a la melodía de Berry?”.

Independientemente de las intenciones de Brian Wilson y la posterior cesión de los derechos, creo que todos sabemos con quién asociamos realmente este éxito.

Elvis Presley — ‘Hound Dog’

YouTube video

Esta canción la asociamos estrechamente con Elvis Presley, y es uno de los sencillos más vendidos de todos los tiempos.

Este es un gran elogio para una versión de una canción que ha sido grabada más de 250 veces y cuyos creadores apenas vieron beneficios.

La canción fue escrita por primera vez por Jerry Leiber y Mike Stoller en 1952. En una historia tan típica de la industria musical, fueron objeto de una despiadada muestra de poder por parte del mundo editorial musical.

Casi inmediatamente después de escribir el futuro éxito, su canción fue registrada por Don Robey, dueño de Peacock Records, y Big Mama Thornton, cuya grabación popularizó inicialmente la canción.

El aborto involuntario de justicia infligido al dúo se debió al productor Johnny Otis, a quien Leiber y Stoller habían contratado sus canciones, esperando entrar en la industria.

Más tarde, Stoller diría: “La realidad del frío negocio musical era otra cosa. Más tarde nos enteramos de que Johnny Otis [había] puesto su nombre en la canción como compositor e indicado a Don Robey, el dueño del sello, que él, Johnny, tenía poder de representación para firmar por nosotros”.

Conclusión

El plagio musical es un fenómeno que ha existido desde que la música propia ha existido y que pasa en todos los géneros y con todo tipo de artistas.

Algunas veces, los autores originales demandan a los “rateros” y obtienen una compensación económica o un reconocimiento legal.

Otras veces, los autores originales aceptan el homenaje o la influencia y no reclaman nada. Lo cierto es que la música es un arte que se nutre de la creatividad y la originalidad, pero también de la interacción y la reinterpretación.

Por eso, es importante respetar los derechos de autor y las fuentes de inspiración, pero también valorar la innovación y la experimentación.

La música es un lenguaje universal que nos une y nos emociona, y que debe ser compartido con honestidad y generosidad.

PUBLICACIONES SIMILARES

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR

Logo de Escape Musical

En Escape Musical nuestra misión es sumergir a nuestros lectores en el apasionante mundo de la música de una manera informativa, inspiradora y entretenida. Nos esforzamos por crear un espacio virtual donde la música se convierte en una experiencia compartida que trasciende géneros y fronteras.

©2024 — Escape Musical. Página web desarrollada por WP Luis.