Inicio Música Franz Liszt: El Primer Rock Star de la Historia

Franz Liszt: El Primer Rock Star de la Historia

por Escape Musical

Si puedes, abre la app de tu servicio de streaming favorito y reproduce “Un Sospiro”, el último de los tres estudios de concierto compuestos por Franz Liszt entre 1845 y 1849.

Si estás escuchando ahora, ya entenderás por qué el virtuoso fue una sensación en la Europa del siglo XIX.

El piano de cola es un instrumento altamente mecanizado, pero Liszt logró que sonara como agua, así como Jimi Hendrix hizo que la guitarra eléctrica sonara como un jaguar gruñendo siglos después.

Franz Liszt como el primer rock star de la historia

Es una ilustración de Franz Liszt tocando un recital de piano frente a un público mayormente femenino eufórico.

La comparación no es tan descabellada como parece: Franz Liszt, un músico mundialmente famoso reverenciado por críticos y amado por las mujeres, fue un rock star en todos los sentidos de la palabra.

Sin duda habrás oído hablar de la Beatlemanía. Incluso puede que hayas oído hablar de su precursor en los años 50, la “Presleymanía“. Pero, ¿alguna vez habías oído hablar de la “Lisztomanía”?

El fenómeno fue señalado por el poeta alemán Heinrich Heine, quien, al igual que muchos intelectuales europeos de su época, quedó impresionado por el talento pianístico sobrehumano y la carismática imagen de Byron del compositor.

La era romántica de la música estaba llegando a su clímax, y la combinación de talento, intensidad sombría y larga melena de Liszt lo hicieron extremadamente popular entre los educados salones y las salas de conciertos de Europa.

Los inicios de Franz Liszt

Franz Liszt comenzó a recibir lecciones de piano a la edad de siete años de su padre, un talentoso pianista, violinista, violonchelista y guitarrista.

Adam Liszt, convenientemente, también era amigo de algunos de los compositores más importantes de la época, incluyendo a Joseph Hyden y Ludwig van Beethoven.

A la edad de once años, Liszt ya estaba componiendo piezas para piano y orquesta, embarcándose en su primera gira por salas de conciertos europeas en 1839.

La excursión de ocho años fue una empresa masiva pero más que valió la pena. Además de innumerables honores y premios, las actuaciones de Liszt le valieron una enorme fama.

Las damas de alta sociedad literalmente se arrojaban a los pies del compositor, le lanzaban sus ropas, se peleaban por las cuerdas rotas del piano y cortaban mechones de su cabello.

Se cree que algunas mujeres incluso recuperaban las colillas de sus cigarros descartadas y las colocaban en su escote.

Seductor carismático

YouTube video

Como suele ser el caso, la fama de Franz Liszt fue en parte producto de su carisma. Sí, sus actuaciones eran increíblemente cargadas de emoción, pero también era una personalidad muy carismática, seduciendo al mundo con su encanto y talento para hablar en público.

De hecho, el fenómeno de la Lisztomanía era tan intenso en sus efectos que algunos lo consideraban una condición médica genuina.

En el libro “El Virtuoso Liszt”, Dana Gooley cita un recorte de periódico de Múnich de 1843 que dice:

La fiebre de Franz Liszt, un contagio que estalla en cada ciudad que nuestro artista visita y que ni la edad ni la sabiduría pueden proteger, parece aparecer aquí solo esporádicamente, y casos asfixiantes como los que aparecían tan a menudo en las capitales del norte no deben temerse por nuestros residentes, con sus constituciones fuertes.

Amenaza social

Las actuaciones de Liszt no solo eran populares: eran radicales. Y como todos los fenómenos genuinamente radicales, eran temidos por el establishment.

La élite berlinesa debe haberse sorprendido al ver a sus esposas e hijas tan conmovidas por algo tan nuevo y aparentemente banal.

Liszt colocaba deliberadamente el piano de perfil para que el público pudiera ver su rostro. Movía la cabeza mientras tocaba, su largo cabello ondeaba y gotas de sudor salían disparadas hacia la multitud.

Fue el primer intérprete que salió de entre bastidores de la sala de conciertos para sentarse al piano. Todo lo que reconocemos sobre el recital de piano moderno lo hizo Liszt primero. Incluso el nombre “recital” fue invención suya.

Liszt como director

Más adelante en su vida, Liszt se interesó por la dirección y también redefinió ese papel: comenzó a trabajar con músicos individuales para ayudarlos a dar forma a los sonidos que buscaba.

Antes de Franz Liszt, un director era alguien que simplemente facilitaba la actuación, que mantenía a la gente unida o marcaba el ritmo, como indican las entradas.

Después de Liszt, ese ya no era el caso, un director era alguien que daba forma a la música de una manera musical intensa, que tocaba la orquesta como un instrumento.

El impacto cultural de Franz Liszt

YouTube video

Liszt llegaría a componer alrededor de 1,400 obras. Murió en 1886, pero a lo largo del siglo XX su influencia se pudo escuchar en las obras de sus colegas compositores húngaros Bela Bartok y Zoltan Kodaly, así como en los escritos de su yerno, Richard Wagner.

El impacto cultural de la lisztomanía continúa adoptando diversas formas en la actualidad. En 1975, Ken Russell dirigió una película llamada Lisztomania, protagonizada por Roger Daltrey de The Who como Franz Liszt.

Más recientemente, los fans del rock indie se enamoraron de la canción “Lisztomania” de la banda francesa Phoenix.

“Me encanta el piano clásico, así que tengo que amar a Liszt”, declaró Thomas Mars, el cantante principal de la banda.

Phoenix incluso grabó el vídeo de la canción fuera de la casa de Liszt en Bayreuth, Alemania.

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR

Logo de Escape Musical

En Escape Musical nuestra misión es sumergir a nuestros lectores en el apasionante mundo de la música de una manera informativa, inspiradora y entretenida. Nos esforzamos por crear un espacio virtual donde la música se convierte en una experiencia compartida que trasciende géneros y fronteras.

©2024 — Escape Musical. Página web desarrollada por WP Luis.