Inicio Música El Video Musical que Terminó con la Carrera de Billy Squier

El Video Musical que Terminó con la Carrera de Billy Squier

por Escape Musical

¿Alguna vez has hecho algo tan cringe que desearías poder borrarlo de tu memoria? Bueno, Billy Squier llevó lo vergonzoso a un nivel completamente nuevo con su video musical para “Rock Me Tonight”.

Desde sus torpes movimientos de baile hasta los efectos especiales cursis, es una clase magistral en lo que no se debe hacer en un video musical.

El video fue tan malo que terminó dañando la carrera de Squier. Algunos incluso creen que es la razón por la que nunca alcanzó el mismo nivel de éxito nuevamente.

Billy Squier estaba tan molesto por la universal reacción negativa al video que despidió a sus dos representantes por ello.

Estrella de principios de los ochenta

La imagen muestra a Billy Squier actuando en vivo sobre el escenario

A principios de la década de los ochenta, Billy Squier estaba en la cima del éxito. Acababa de lanzar dos discos masivos, “Don’t Say No” en 1981 y “Emotions in Motion” al año siguiente, ambos alcanzaron el top cinco.

Juntos, estos álbumes vendieron increíbles 5 millones de copias, y Billy llenaba arenas en shows agotados. Parecía que estaba listo para una carrera fantástica el resto de la década y más allá.

Sin embargo, las cosas dieron un giro dramático en 1984 cuando lanzó su cuarto álbum, “Signs of Life“. Al principio, parecía que otro éxito estaba en camino gracias al sencillo principal, “Rock Me Tonight”.

“Rock Me Tonight” de Billy Squier

La canción se elevó al número uno en las listas de rock e incluso alcanzó el número 15 en las listas del Billboard Hot 100 (la lista usualmente reservada para artistas de la talla de Michael Jackson, Madonna, Cyndi Lauper y otros poperos de la época).

Lo que vino después es lo que muchos consideran el movimiento desastroso que terminó con su carrera. Al igual que la mayoría de las canciones de esa época, “Rock Me Tonight” recibió el tratamiento de video.

Eran los años en los que MTV estaba en pleno despegue y los videos musicales se habían convertido en un must publicitario para la industria.

Y luego se lanzó el video…

Desafortunadamente, el video resultó ser increíblemente malo y simplemente vergonzoso. Kenny Ortega, conocido por dirigir las películas de High School Musical y trabajar con titanes de la industria como Michael Jackson, dirigió este desafortunado video musical.

El video mostraba a Billy Squier despertando en una cama con sábanas de satén coloridas. A partir de ahí, paseaba por la habitación mientras se vestía, poniéndose finalmente una musculosa rosa sobre una camisa blanca.

Al final del video, recogía una guitarra rosa para unirse a su banda en la interpretación de la canción.

YouTube video

El peor video de todos los tiempos

Un libro titulado “I Want My MTV” del 2011, se centró en los primeros años de la cadena musical y entrevistó a más de 400 personas, incluidos artistas, managers, directores, ejecutivos de compañías discográficas y empleados de MTV.

Curiosamente, aunque no hubo consenso sobre el mejor video musical de todos los tiempos, hubo un acuerdo generalizado en que “Rock Me Tonight” fue el peor video musical jamás hecho. De hecho, el libro dedicó un capítulo entero a discutirlo.

Cuando el video se estrenó por primera vez en MTV, podrías preguntarte por qué nadie, incluido el representante de Billy Squier, intervino para decir, tal vez esto no es una buena idea.

Lo cursi era lo cool en la época

YouTube video

Para ser justos con Billy Squier y su equipo, en el contexto de principios de la década, la norma era que las bandas de rock hacían videos musicales cursis, Squier simplemente estaba siguiendo la tendencia.

Solo echa un vistazo a algunos de los éxitos de esa época, como “Eyes Without A Face” de Billy Idol. El video “Heaven’s on Fire” de Kiss, o incluso REO Speedwagon vestido de mujer en “I Do Wanna Know”.

Era una época en la que las visuales exageradas y el estilo dramático eran la norma. Inicialmente, Billy Squier tenía una visión diferente para su video de “Rock Me Tonight”.

Lo que pudo ser

Billy Squier quería mostrarse preparándose para un concierto, en paralelo con jóvenes fans que hacían lo mismo, para finalmente salir furtivamente y unirse a él en el concierto.

Squier incluso trató de conseguir a Bob Gerardo, el director detrás del icónico video de “Beat It” de Michael Jackson, para dirigirlo.

Gerardo estaba entusiasmado inicialmente con la idea, pero declinó debido a restricciones presupuestarias.

Capitol Records, la disquera de Billy Squier, no estaba interesada en gastar grandes sumas de dinero en videos musicales en ese momento, especialmente en comparación con otras discográficas.

Sin director y con una fecha de estreno en MTV que se acercaba, Squier y su equipo estaban en aprietos. Recurrieron a David Mallett, quien había dirigido el video de “White Wedding” de Billy Idol.

Mallett propuso algunas ideas, pero fueron rechazadas de inmediato. Squier recordó su breve interacción con Mallett, diciendo:

Lo primero que me mostró fue una escena de mí entrando en un diner en un caballo blanco. Yo dije, deshazte de él.

La llegada de Ortega

En apuros, Kenny Ortega intervino para dirigir el video. Ortega era amigo de la novia de Billy Squier en ese momento.

Ortega era mejor conocido por su trabajo en el video “I’m So Excited” de The Pointer Sisters, y también colaboró con David Mallett en la coreografía de algunos de sus videos.

Ortega aportó sus propias ideas, sugiriendo que los frontmen de la banda replicaran los movimientos en el escenario de Squier en el video, pero sin las guitarras.

Imaginó un video al estilo de la icónica escena de Tom Cruise en “Risky Business”. Sin embargo, Squier no estaba de acuerdo con este concepto, creyendo que el video debería tener una estética granulada y más oscura.

Este conflicto entre bastidores y la falta de una visión cohesionada finalmente prepararon el escenario para lo que se convertiría en uno de los videos musicales más infames de todos los tiempos.

La filmación del video

La imagen muestra a Billy Squier actuando en el video "Rock Me Tonight"

Nadie sabía en ese momento que el video tendría un impacto tan perjudicial en la una vez prometedora carrera de Billy Squier.

Cuando llegó el día de la filmación del video, Billy entró en el set y se encontró con una escena que lo dejó preocupado.

Sábanas satinadas y de colores pasteles decoraban el set, muy lejos de lo que él había imaginado para el video.

Kenny Ortega, el director, intentó tranquilizar a Squier diciéndole que el producto final se alinearía con su visión.

Tom Muller, uno de los representantes de Squier en ese momento, enfatizó la importancia de incluir imágenes de la banda interpretando la canción en su totalidad, que se utilizarían para la cobertura.

Ortega aceptó hacerlo, pero finalmente no cumplió esa promesa. Frustrado con la dirección que tomaba el video, Muller llevó sus preocupaciones al presidente de Capitol Records, sugiriendo que desecharan el video por completo.

El video se lanza a pesar de las reservas

Sin embargo, la discográfica no estuvo de acuerdo y decidió lanzarlo a pesar de las reservas de Muller. Mientras tanto, Billy Squier estaba de gira cuando vio el video por primera vez y lo dejó en shock.

Mientras su sello discográfico intentaba minimizar su preocupación, asegurándole que el sencillo ya era exitoso y que no se preocupara, la novia de Squier tenía una perspectiva diferente.

Creía que el video tenía el potencial de arruinar su carrera, una creencia que pronto demostraría ser trágicamente precisa.

Billy Squier no perdió tiempo en expresar el impacto inmediato que el video tuvo en su carrera. Declaró:

El video tuvo un efecto perjudicial en mi carrera. La gira anterior, estaba vendiendo arenas más rápido que Sinatra. Y tan pronto como salió el video, estaba tocando para lugares medio vacíos.

Víctima de la época

Es esencial recordar que en la década de los ochenta existía una visión particular de la masculinidad y no se alentaba que los hombres parecieran afeminados.

Se esperaba que los hombres irradiaran dureza y se conformaran con ciertas expectativas sociales. Billy Squier mismo comentó sobre el asunto, expresando que el video lo malinterpretó como artista y fue una parte significativa de por qué enfrentó tal rechazo.

Hasta ese momento, el atractivo físico, masculinidad y sensualidad de Squier habían desempeñado un papel fundamental en la venta de sus discos, sobre todo entre sus fans femeninas.

Sin embargo, el video de “Rock Me Tonight” lo retrataba de manera diferente. Squier sintió que el video lo representaba como un “chico bonito” bailando, lo que llevó a que incluso algunos cuestionaran su orientación sexual o especularan sobre el consumo de drogas.

Fuera de tiempo

Esta percepción iba en contra de la imagen masculina y dura que era la norma a principios de la década de 1980. Irónicamente, a finales de la década, la feminización de las bandas de rock se volvería la norma.

Los peinados locos llenos de spray, el maquillaje, la ropa ajustada y los colores pasteles se volvieron comunes a finales de la década y se volvieron parte de la masculinidad del rock de la época.

Unos años antes, el movimiento glam rock también celebraba la feminización de las bandas y artistas de rock que formaban parte de él, Bowie, T-Rex, Mott the Hoople, etc.

La androginia en la industria musical es común hoy. Billy Squier fue víctima de su época y quizá su carrera hubiera seguido floreciendo si hubiera nacido algunos años antes o después de que lo hizo.

El director del video, Kenny Ortega, no estaba de acuerdo con la interpretación que se le dio al video. En 1986, afirmó:

Si acaso, intenté fortalecer la imagen que [Billy Squier] estaba proyectando.

Ortega y el editor del video estaban tan frustrados por la falta de aportes creativos que eliminaron sus nombres de los créditos.

Las secuelas

El propio Billy Squier reconoció que la naturaleza afeminada del video alienó a una parte significativa de su base de fanáticos, que consistía en buena parte de adolescentes varones.

Incluso sus colegas en la industria musical, como Rudolph Shanker de Scorpions, expresaron su decepción, diciendo:

Me gustaba mucho, pero luego lo vi haciendo ese video tan horrible, y ya no podía tomar su música en serio.

Las secuelas del video fueron evidentes en la trayectoria de la carrera de Billy Squier. Cada lanzamiento de álbum posterior a “Signs of Life” mostró un declive constante en su popularidad, y sus dos últimos álbumes, “Tell the Truth” de 1993 y “Happy Blue” de 1990, ni siquiera lograron entrar en las listas.

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR

Logo de Escape Musical

En Escape Musical nuestra misión es sumergir a nuestros lectores en el apasionante mundo de la música de una manera informativa, inspiradora y entretenida. Nos esforzamos por crear un espacio virtual donde la música se convierte en una experiencia compartida que trasciende géneros y fronteras.

©2024 — Escape Musical. Página web desarrollada por WP Luis.