Inicio Música El Accidente que Casi Mató a James Hetfield en Montreal

El Accidente que Casi Mató a James Hetfield en Montreal

por Escape Musical

Transcurría agosto de 1992 y Metallica estaba en su mejor momento, de gira promocionando el Black Album, el disco que los catapultó a la estratosfera comercial y los convirtió en una de las bandas más importantes del mundo.

La banda estaba de gira por América del Norte, siendo la cabeza de cartel de un festival itinerante de proporciones monumentales en alcance y estilo, junto con los otros titanes del hard rock de la época, Guns N’ Roses.

El Estadio Olímpico de Montreal, con una capacidad de 55,000 personas, estaba agotado. Su multitud expectante no tenía idea que estaba a punto de presenciar uno de los momentos más infames en la historia del rock.

El suceso que casi mató a James Hetfield en el escenario

La foto muestra a James Hetfield tocando la guitarra en el escenario en 1992

El staff de pirotecnia de Metallica decidió aumentar la cantidad de cargas de polvo de aluminio de medio kilo utilizadas durante la actuación, colocando los explosivos en la parte frontal del escenario y en sus alas laterales.

Después de unas doce canciones del set, el vocalista, guitarrista y colíder de la banda, James Hetfield, se adentra en una antorcha de fuego de unos 4 metros de altura.

Mientras “Fade To Black” se desarrolla, Hetfield de repente está inseguro de su posición en el escenario, ya que enormes y feroces llamas de colores estallan a su alrededor.

Camina tentativamente hacia adelante y luego retrocede. “Estoy algo confundido sobre dónde se supone que debo estar”, diría más tarde, hablando con Behind The Music de VH1:

[El técnico de pirotecnia] no me ve, y una enorme llama de colores sube justo debajo de mí. Estoy quemado. Mi brazo, mi mano, completamente hasta el hueso. El costado de mi cara. Se fue mi cabello. Parte de mi espalda. Vi la piel burbujear.

Completamente envuelto en llamas

YouTube video

Lars Ulrich observa desde su plataforma de batería, recordando más tarde que Hetfield estaba “completamente envuelto” por llamas que ardían a una temperatura de unos 3,200 grados Fahrenheit (similar a las temperaturas de combustión utilizadas para propulsar cohetes).

Afortunadamente, cuando la fuerza total de la llama golpea, Hetfield lleva su guitarra de doble mástil, que desvía parte de la llama hacia el lado izquierdo de su cuerpo.

Su brazo y mano están chamuscados, sus cejas se convierten repentinamente en mechones de humo. Cae y rueda por el suelo del escenario en un intento de apagar las llamas, y en la confusión, el resto de la banda permanece congelado en su lugar.

El bajista Jason Newsted le diría tiempo después a la revista People: “Si hubiera estado inhalando, habría muerto.” El técnico de bajo de la banda, Zach Harmon, recuerda: “Corrí y lo vi sosteniendo su brazo con la piel desprendiéndose”.

Las quemaduras de Hetfield

Con el set acortado y Ulrich explicando la situación a una multitud perpleja (y confundida), Hetfield es llevado a toda prisa detrás del escenario, esperando su transporte al hospital.

Mientras el personal y la seguridad se apresuran a su alrededor, alguien roza accidentalmente al cantante y choca con su mano quemada.

“Recuerdo que perdí la cabeza”, recordó Hetfield. “Grité y le di un puñetazo en la entrepierna”. Pasaron horas antes de que la banda conociera la verdadera magnitud de las lesiones de su cantante.

Llevado al hospital en una camioneta del equipo, se descubrió que Hetfield tenía quemaduras de segundo grado profundo en la parte posterior de su mano izquierda y quemaduras de segundo y tercer grado en sus brazos.

“Estaba en shock”, recordó. “Sentía que los nervios estaban expuestos. Mi mano se veía terrible. Se formaron burbujas en dos capas que se desprendieron”.

Los médicos cortaron los restos de su ropa, aserraron el anillo de su mano izquierda y aliviaron la agonía del cantante con morfina. “Fue el peor dolor que he sentido”, dijo Hetfield.

Axl Rose le echa gasolina al fuego

La imagen muestra a Axl Rose en el escenario en 1992

De vuelta en el estadio, Guns N’ Roses, una banda experta en crear sus propios fuegos, se negó a adelantar su horario para ayudar a compensar el set afectado de Metallica.

Cuando finalmente subieron al escenario, dos horas después de que Metallica hubiera terminado su show, lograron apenas nueve canciones antes de que un enfadado Axl Rose abandonara el barco.

El cantante se excusó en un sistema de sonido defectuoso y le dijo a la multitud: “En caso de que alguien esté interesado, este será nuestro último show por mucho tiempo”.

Estalla el caos

La multitud, frustrada y molesta por los eventos de la noche, comenzó a amotinarse, volcando puestos de venta y prendiendo fuego a botes de basura, para luego derramarse por las calles de la ciudad, incendiando autos, volcando un coche de policía e incluso arrancando una farola.

Los daños fueron estimados en $400,000 dólares estadounidenses, con diez personas heridas y al menos media docena de personas detenidas.

Y, como para agregar sal a la herida, los miembros restantes de Metallica se encontraron retenidos detrás del escenario por su propia seguridad, descartando cualquier idea de dirigirse al hospital para ver cómo estaba su compañero de batallas.

Finalmente regresaron a las tranquilas calles de Montreal a las 4:30 am del día siguiente.

La recuperación de James

Dado de alta del hospital un día después, Hetfield comenzó sesiones diarias de terapia dolorosas de 90 minutos en las que sus heridas eran limpiadas y vestidas, con terapeutas poniéndolo en un programa de ejercicios para ayudarlo a recuperar el movimiento en su brazo y mano dañados por el fuego.

Estuvo de nuevo en el escenario en Phoenix, aunque solo como vocalista, 17 días después del accidente, cuando Metallica reanudó su gira con John Marshall como reemplazo en la guitarra.

“Cuando volví por primera vez y esas llamas subieron, mi corazón latía rápido”, le dijo a People. “Es como cuando eres niño; si algo te asusta, igual lo haces. Aprendí de eso. Es el estilo de Metallica”.

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR

Logo de Escape Musical

En Escape Musical nuestra misión es sumergir a nuestros lectores en el apasionante mundo de la música de una manera informativa, inspiradora y entretenida. Nos esforzamos por crear un espacio virtual donde la música se convierte en una experiencia compartida que trasciende géneros y fronteras.

©2024 — Escape Musical. Página web desarrollada por WP Luis.